jueves, 17 de julio de 2008

Oidos sordos

Hace algunos ayeres:

-Me comunica con Alma?
-No, Vero no ha llegado, algún mensaje?
-Pero quiero hablar con Alma.
-Si, Alma se llama Alma Verónica, y no ha llegado.
-Entonces me comunica con Verónica?
-A ver, mira... cómo te explico? Alma y Verónica son la misma persona, y no esta.
-Ninguna de las dos?

No es como para que te dé el ataque?
Pues lo mismo, pero con otras palabras, me pasa con mi santo jefe:

-Manda el aviso a Fulano.
-Fulano ya no trabaja ahí, se lo mando a Mengano.
-No, te digo que se lo mandes a Fulano.
-Pero Jefe, Fulano trabaja en otra empresa, le aviso a Mengano que quedó en el puesto de Fulano, le parece bien?
-No, tu mándaselo a Fulano y ya luego vemos...

Neta que me va a dar un infarto ¬¬

5 comentarios:

Rax dijo...

Hola hola. Un saludo y muchas gracias por la visita y el comentario.
Leí lo de tu muela y lo sufrí, ouch. Y lo de tu jefe... ay, esos jefes... alguna vez una exjefa me llamó (seis meses después de que dejé de trabajar para ella) para preguntarme cómo iba un proyecto. :O

Que no te dé el infarto. Esos jefes no se lo merecen.

Amalthea dijo...

No puedo refutar el comentario anterior... mi jefe no se merece mis infartos... además me comentó Rax!! que justo sea decirlo, soy fan de su blog desde hace muchos ayeres... MUCHOS... y siempre un comentario de un libro sirve para mi siguiente compra, nunca le fallan :P Grax Rax.

Amalthea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amalthea dijo...

P.D. Le mandé el aviso a Fulano, y que luego vea mi jefesito cómo la compone ¬¬

Ministry of Silly Walks dijo...

Hola, Amalthy. Por aquí, dándome la vuelta y pagando visita.
Tu historia del dentista me ha inspirado... a seguir sin ir.

Sin más palabras...