viernes, 26 de febrero de 2010

Liberador

Esta semana ha sido extrañísima... todo en sube y baja.

Lo más chido, descararon a un acosador en la empresa, denunciado, presentaron pruebas, citado, entrevistado, corrido... espero que humillado y atropellado. El imbécil de RH dijo que "ay pobrecito" porque lloró, yo digo "ay pobrecito el de RH" porque nunca dejará de ser imbécil.
Yo le deseo al acosador, desde el fondo de mi corazón, un incipiente sarcoma de capossi, chancros blandos bucales, y algún accidente en sus cuerpos cavernosos... de menos. A las denunciantes mis más grandes aplausos, por bravas, cualquier mensa se hubiera callado solo por conservar un empleo.

Lo liberador, fui citada por los míos, primero para reclamo, luego para interrogatorio. Acepté la culpa, y cedí la información, por supuesto que solo mi parte de la información, con la falta de verdad que eso signifique, pero sabiendo que la otra parte no va a dar la cara nunca más. Porras recibidas, programa reorganizado, y bienvenidos de regreso los ausentes, no se vuelvan a ir por favor que ahora los necesito a todos.

Por otro lado mis finanzas deben reajustarse de nuevo, el cambio de servicios va a significar aún más inversión, pero lo veo así, como inversión por mi bien presente y futuro.

Para terminar... me encanta el programa nuevo, la to do list, las nuevas personas y el rescate de las anteriores. L, prometo hacer mi mejor esfuerzo.

Besos para mi, que de momento los necesito y nadie más me los va a dar.


P.D. Olvidé el frentaso de la semana!! Se me ocurrió la fenomenal idea de pedirle ayuda al amigo del useless... pero que toooonta!! Son igualitos de confiables!! Por eso son amigos!!! Dejaremos ya a esa familia entera... sencillamente no se puede...

domingo, 21 de febrero de 2010

Tanto esfuerzo

He dejado un tiempo sin venir porque no quiero que mi pensadero tenga una época tan fea como yo, pero esto que escuché hoy, aunque feo, no me lo salto.

Como terapia ocupacional y de ampliación a la tolerancia, me paso unas cuantas horas en un centro comercial -también porque es el premio dado por una boleta de dieces, pero esa es otra historia-. hoy entre las pláticas de miles de personas que escucho, parte si querer, parte a propósito, me tocó escuchar a un grupo de chamacas bulímicas, que planean el suicidio colectivo no solo dejando de comer (más), sino que además van a tomar no sé qué tanta droga "a ver cuál aguanta y llega al viernes". Claro que después entraron a una sesión de fotos acariciando perritos y medio show amoroso... en fin.

Como ando muy onda de que me importa si el de junto se muere, pues no intervine, no defendí, no corregí, vamos, ni un comentario de "salven a los animales", yo seguí en lo mío pensando en las pobres chamacas, lo que tienen que pasar para suicidarse cuando yo puedo comerme una manzana y santo remedio, ni esfuerzo requiere...

lunes, 8 de febrero de 2010

Y yo que me compadecía...

Hace apenas una semana me compadecía de esos pobres que no tenían invitados para su boda, y tan solo 8 días después fuí a una fiesta infantil de más de 200 invitados, sin contar a los niños.

QUE HORROR!!

Yo sé que ando algo intolerante a todo, así que respiré profundo, entré al salón de fiestas disfrazado de jungla (disfrazado el salón, no yo), tomé asiento junto a las amigas de la bola, y sópas!! que llega la familia de la cumpleañera: tíos, tías, primos, abuelos, tíos abuelos, allegados y rejuntados... aaay respira respira... ya llegaron todos, pensé un momento... pero llegaron los amigos de la nueva escuela aaahh jijo!!! En el salón había 200 sillas para adultos y no cabíamos sentados todos.

A la anfitriona se le ocurrió ofrecernos de entremés unas banderillas de frutas con chocolate, como soy alérgica a la mitad de las frutas y el chocolate no me gusta yo cero angustia, pero tooooodo el salón se movió para formarse por su banderilla, eso era como el Metro Hidalgo a las 7:00 a.m. literal había personas que no querían formarse y las formaron a fuerzas entre las olas de la multitud.

Más tarde debían comer los críos, en el menú: Hot dogs, que más bien eran Cold dogs porque lo caliente era el catsup, vi salir la mesa estilo buffett y ya... no vi más que un mar de mamás estirando la mano para arrebatar lo que fuera que tocaran sus manos, tal fue el susto que desde arriba de la resbaladilla La Princesa me dijo: "Yo no tengo tanta hambre eh!! podemos ir por unos nuguets al Burger a la salida" o.O

Cuando el buffett de los adultos yo ya estaba con la chamaca en una mano y la bolsa en la otra, un sentido "Ay que pena que nos tengamos que ir temprano, pero como es el Super Ball..." y patas!!!

Ya de regreso en la parada del Burger me quedé pensando que el año pasado yo andaba rete angustiada porque en la fiesta de La Princesa iban a ir 50 personas... 50!!! contando a los 10 infantes.

Que mal sabor de boca me quedó... de por si ando mal... que mal...

miércoles, 3 de febrero de 2010

WOW!!

De verdad me da mucho miedo... :S

El amor de mi vida

Yo veo mucha tele.

Uuuy!! Eso sonó como a "Hola, soy Amalthea y soy una adicta"

La cosa es que hace un buen rato, en un programa escuché un diálogo sobre "el amor de mi vida", donde la protagonista explicaba que había sido muy afortunada al encontrar el amor de su vida varias veces, no en la misma persona, pero si explicando que conforme iba creciendo, iba necesitando diferentes tipos de amor, y que en cada etapa, había encontrado el amor perfecto, a veces era un hombre, a veces era una mujer, pero esos solo fueron detalles que de paso los hicieron perfectos para su momento.

Yo he tenido algo de esa fortuna, en el jardín de niños tuve a Juan Manuel, que me parecía el niño más hermoso del mundo, era osado, se columpiaba de pie, tocaba sin miedo a la cabra que era la mascota de la escuela, corría y jugaba a la pelota en el recreo, qué hombre más fantástico!!
En la primaria, porsupuestísimo tuve a JC, no ha habido, no hay y no habrá mejor hombre que él; también estuvo Alfonso, el de los lunares simétricos; y Alejandro quien si fue mi novio novio un rato.
En la secundaria y parte de la prepa estuvo Roberto, muy rebelde y muy cochino, nadie mejor para acompañar la adolescencia.
Luego llegron y se fueron varios a quienes he amado, y que no me amaron, pero que me enseñaron a ser super selectiva... y sigo adoleciendo de muchas cosas...

En la oficina también encuentras al amor de tu vida, que no necesariamente es lo que más te conviene, pero por los que todos hemos temblado (sorry Carla por usarte de ejemplo), nunca sabemos a ciencia cierta si son verdaderos amores o no, y generalmente nunca nos hacen felices más de 5 minutos en los que se puede intercambiar a solas información de trabajo, aunque Joseph me llenó el coche de conejos, y lo guapo ni su novia se lo quita.
Yo creo que tengo una compañera que piensa igual, derrapa por otro, acorta las distancias a fuerzas, se peina cuando el otro esta cerca, le platica aunque no la este escuchando (aunque mucho de su plática es mera mensada)... y claro, que con la más mínima actitud caballerosa que tenga el hombre con ella le da cuerda para otro mes de coqueteos, que de paso a todo el piso incomoda, pero que -como se debe- a ella le vale madres. Porque así debe ser el amor de a de veras, cuando ahí esta, los demás pueden decir misa, pueden poner multas, cadenas, teléfonos para reportar abuso sexual o conflicto de intereses, todo eso al amor le vale madres, esto es una guerra y todo se vale, porque como dice la Z, hay que vivir lo que nos toca vivir.

Diferente

Tanta terapia va a acabar conmigo, seguro. Harías todo de nuevo? Igual? En ese momento dije que sí, poniendo por razón que gracias a ese t...