viernes, 25 de septiembre de 2009

Mi vecino

Tengo un compañero que me recuerda tanto a Irack, porque dejen que les cuente, que Irack era el mejor amigo de Israel, en aquella época de la Guerra del Golfo donde Irak guerreaba con Israel, porque si, yo vivía ya cuando la Guerra del Golfo, y en la escuela nos hacían comprar diario el periódico y recortar la noticia de la guerra y pegarla en una hoja bond, para luego, mes con mes, engargolar las hojas con periódicos recortados y guardarlos para fin de año, que entregamos un altero gigantesco de papel desperdiciado, porque juro yo que nadie leía la noticia, solo era recorta y pega, y además las hojas de bond desperdiciadas... en fin, ese no era el tema, sino Irack. Alejandro Irack, que era mi amiguito en la primaria, el único amiguito que se atrevió a zapearme y a tener de vez en vez una mejor nota que la mía, o una participación en clase más de las que yo tenía, y solo por eso era mi amiguito. Así, amiguito en chiquito porque me llegaba al hombro, no porque no comiera, sino porque sus papás eran chaparritos los dos, era de voz recia, pelos lacios y parados, pintaba carreteritas de gis en el patio a la hora del recreo y luego de algunos años fue mi novio cuando ya no éramos compañeros, pero seguíamos siendo amiguitos, y luego terminamos porque era muy incómodo ser novia de tu amiguito, como que no, y dejó a Israel, y se hizo amigo de Rogelio. En realidad no quiero hablar ni de Irack, ni de Israel, ni de Rogelio, sino de mi compañerito del trabajo que me hace recordar a Irack, no porque vaya a ser mi novio, para nada, ni porque sea muy mi amiguito, aunque si es chaparrito y de voz recia, y me invita una cocacola cuando me ve loca y sabe que necesito terapia. Hoy le invité un cafe y bueeeeeno!! Pareciera que le regalé una paleta a un kindergardiano, casi brinca, y de esas reacciones también tenía Irack.

He de escribirle a Irack para contarle, y para saludarle, y para saber si ya tiene más hijitos que se llamen Alejandros.

Besos para.... no, no para todos, si esto no es feria. Besos para Irack, para Israel, para Rogelio y para mi compañerito, que me hizo recordar que una vez tuve un primer novio que brincaba de gusto por cualquier cosa que yo hiciera, eso si era amor.

No hay comentarios:

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...