viernes, 12 de agosto de 2016

La que se siente Lila Deneken...

Hace tiempo publiqué el tratado de subespecies humanas, aquí mismo, luego les pongo la liga... debemos recordar a una de ellas hoy: La dos rayitas más.

Siempre está ahí de metiche en todas partes, metiendo su opinión como cáncer etapa 4 (ni lo quieres, ni lo pides, ni te sirve y ah como jode), siempre está sobrada en todos lados y generalmente influenciada por un esposo/pareja machista, que con el paso del tiempo la ha denigrado a nada, haciendo que la voz del fulano salga por la de la dosrayitasmas y hasta parezca opinión personal.

Luego de estudiar a algunas ejemplares de ésta subespecie, podemos llegar a algunas conclusiones:

* Se sienten Lila Deneken (la número 1), y no llegan ni al top 100
* Nunca entienden cómo la cachan manipulando, evidentemente su sensación de superioridad mengúa su capacidad de reconocer al top 10, quienes se burlan de ella constantemente
* Sufren del síndrome "Vanila Ice", sus proyectos sólo tienen un éxito y se derrumban de inmediato. (Los que logran al menos ése único éxito).
* Posterior al fracaso sufren delirio de persecución, intentando crear con historias falsas, pretextos que nadie sabe cómo se los puede creer ni ella.
* Invariable e inevitablemente, todo el mundo se entera de sus intrigas y se pitorrean de su existencia.

Hasta aquí el análisis de hoy 
Jajajajajaja 


Cómo me divierte verte sufrir por pendejadas que no van a funcionar!!!! Lo siento, lo siento, lo sientooooo pero en el huesito de la risa.


Besitos a quienes saben irse con dignidad (a otro estado si es necesario)
Nada a los mensos manipulados.
😉

lunes, 8 de agosto de 2016

Independiente

La palabra suena muy fácil. Nos han entrenado toda la vida con ambigüedad: "Debes ser independiente" y "Debo saber siempre donde andas" casi siempre van en la misma frase, y es complicado, porque los dos lados tienen razón, y se entienden, y deben respetarse, y de cualquier forma hay que cumplir con todos.
Y cumplir contigo? La historia misma ha mostrado que el uno no es sino sobre la colectividad, y que una mujer no es una sino al lado de su hombre y debajo de su hijo (en el mejor de los casos).

Esto es complicado, pero la vida es complicada , y ser una por, con, sin, a pesar, para y porquéshingaosno? es rudo pero no imposible.

Y así la he pasado, en el estira y afloje, buscando aún un asistente que atienda lo trivial para atender lo importante, rogando por el pago de la deuda esa en la que he perdido no sólo dinero sino confianza hasta en el gordo, aunque siempre en mente me queda: Dime con quien andas y te diré cuánto robas. Ni hablar...



Besos a quienes disfrutan su ser.
Nada a los que me siguen enviando fotos de sus hijos en Disney, neta ya que hueva!

Ocho

Yo solo diré: Tu te lo pierdes, yo me lo ahorro.

lunes, 16 de mayo de 2016

Cohabitantes

De verdad que creo que hay un Dios, ser supremo que todo lo sabe y que además, me quiere.
Por eso te pone tan lejos de mi, por eso hizo que un ing. en sistemas inventara el botón de #Bloqueaaestapersona, qué necesidad tenemos de seguirnos viendo? Te choco, me chocas, te cae mal mi marido, me cae mal tu marido, no soportas a mis hijos, no soporto a los tuyos... ya!!! Llégale!!! Has de tu vida un papalote y échalo a volar por las laderas de los cerros que te quedan cerca!! Allá en la lejanía!!

Debería haber en la primaria una materia de ciencias sociales, en las que aprendas a convivir y aprendas a alejarte.


Besos a quienes pintan su raya, pero bien.
Nada a quienes la pintan y la borran cuando se les ocurre.


martes, 26 de abril de 2016

Pregunten a él

Se atrevió a detenerme a media calle para preguntarme por Bolito. A la pobre se le veía el temblor del alma en cada pestaña, pero mi misericordia no me alcanzó! Fallé en sentir pena por quien siente vergüenza, y se me cruzó lo R con lo C... ni modo...

Que cómo esta Bolito??
Pregúntenle a Fulano, él es su papá! él debe saber si le faltan zapatos o si ya no le quedan los pantalones, él debe saber si tiene todas sus vacunas o si ya lo dieron de alta en las terapias, es más, debería saber para qué chingados son las terapias, él debería saber si ya va a la escuela y a cuál, él debería saber cómo lo tratan sus maestras, o si tiene o no maestras, debería saber si sabe nadar, si le gusta el pasto o la playa, si prefiere la noche o la luz del sol, su color favorito, si le pone catsup o limón a las salchichas. EL DEBERÍA SABER!!! No me pregunte a mi, señora, pregúntele a Fulano, y si él no sabe qué decirle, pregúntele a su hermano, él es su abuelo, él debería saber su caricatura favorita, si le gusta el pastel o los chetos, él debería saber a qué hora se acuesta y a qué hora despierta, pregúntele a ÉL.


Besos a quienes tienen misericordia de quienes sienten vergüenza de tener los sobrinos que tienen.
Nada para mi.

sábado, 2 de abril de 2016

Princess Leia

Hoy, Princess Leia cumple 14.
No puedo más que sentirme como pavorreal presumiendo sus plumas, mostrando cada logro por los que ha atravesado tan sorprendente ser.
Esa mujer me ha enseñado más que nadie en el mundo y hoy celebramos el aniversario de su primer bocanada de aire.
Yo no estaba consciente cuando nació, desperté 3 horas después en cuidados intensivos, y tuve que esperar otras 8 mientras convencía a medio mundo de mi supervivencia para que me dejaran soltar mis tuberías para ir a verla. Ahí estaba, en un baño de sol, dentro de su incubadora, perfecta toda ella, cabellos negros rizados, sin querer comer, abriendo sus ojasos marrón. Esa es una de mis mejores memorias en la vida.
Hoy esa misma mujer está al pie de lucha adolescente, midiendo sus propias fuerzas, planeando sus batallas, perdiendo y ganando para aprender esto que se llama vida. Es la misma niña que en su presentación en el templo asistió en uniforme de fútbol de los Pumas en vez de vestiditos de nube, es la misma que argumentó correctamente por qué estaba haciendo bien en tener un novio a los 4, es la misma que prefirió olvidarse de su amiga de 10 años de historia antes de perder sus principios y valores, es la misma que da clases a personas que le doblan la edad, es esos pelos negros necios, es la pestañotas, la de los tacones plateados que canta en el micrófono frente a toda la colonia sin dudar ni desafinar, es la que debora libro tras libro en cuestión de horas, es la que planea ser fotógrafa, o cantante, o pintora, o arquitecta, o lo que se le ocurra la semana entrante, es la misma que desde ya va negociando el financiamiento de la primer, la segunda y la tercer carrera...

Y apenas vamos en los 14.



Besos a ella.
Nada para el resto.

martes, 15 de marzo de 2016

Parece una...

Lo he publicado con anterioridad:

"No solo hay que ser, también hay que parecer."

Y esque la condición humana aún no evoluciona a la no señalización de la facha que llevas. Y no, no es que este en contra de que te pongas un tatuaje, o que uses una playerita sin tirantes en verano, yo misma tengo un papá con su tatuaje divino y los strapless son mis prendas favoritas, pero a donde fueres has lo que vieres.

Si eres un ejecutivo del banco, viste como si fueras un ejecutivo de banco.
Si eres un bombero, viste como bombero.
Si eres un maestro, lo siento, pero tienes que vestir como maestro. Las playeras transparentes no deben ser lo tuyo en el trabajo, déjalas para tu casa, para el fin de semana con tus amigos. Si tu cuerpo es, digamos, flácido, y tus carnes se te bambolean, al menos usa tu talla de blusa (de brasier) o de camisa, qué necesidad tienes de mostrarle a tus alumnos cómo lucirán si dejan de hacer ejercicio? Y si eres la subdirectora, olvida tus escotes y minifaldas, aún cuando creas tener cuerpo de Barbie, tus alumnos adolescentes te respetarán en medida proporcional a la facha con la que te presentes a trabajar, hoy día, reinita, eres eso, una reinita a punto de casquivana, a quien le asignan precio sus alumnos durante el recreo y te esperan a la salida para enseñarle a sus papás lo vulgar que luce tu atuendo de subdirectora.

Y si no lo logran, en serio, con confianza, hay muchas empresas dedicadas a confeccionar uniformes adecuados para trabajar, consúltenlos, bañaditos, dientes limpios, ropita limpia y planchada, zapatos boleados, y después, solo después, pides que te tomen como ejemplo.


Besos a los que planean su atuendo de trabajo.
Nada para el resto.