martes, 10 de enero de 2012

2012

El año que terminó me enseñó un montonal de cosas y sobre todo me demostró cuáles personas son y están... cuando las situaciones se complican, cuando las esperanzas son pocas y la mayoría de los de alrededor te dicen solo "prepárate" es cuando hay que crecer otro cachito, porque a la mera hora, prepararte para el final es de lo más sencillo, pero prepararte para el inicio requiere de huevos supremos y un milagro.
Hace unas semanas una parte del milagro sucedió, y hace apenas unos días, iniciando el año, rodeada de quienes nos aman y cuidan, terminó de concretarse mi milagro personal.

No vendré a escribir en algún tiempo, mientras mi milagro más pequeño me necesita más horas a su lado.

Agradezco a Dios por comenzar el año ya, por comenzarlo así. Agradezco a todos quienes han estado a mi lado, acompañando, ayudando, estando presente, queriendo estar sin otra intención que puro amor, no puedo pedirles más a ninguno de ustedes.


Besos primero a mi milagro chiquito, que no puede ser más hermoso. Besos a La Princesa, que investigó que los herederos al trono son los primogénitos en todos los reinados. Besos a mis Ángeles, que nos han cuidado todos estos meses a los tres. Besos a mi familia, que loca y todo han sido el mejor equipo. Besos a todo el equipo médico, que nos trataron como de la realeza todo el tiempo. Y ya, tampoco crean que el 2012 me convirtió en hada de las flores que reparte amor por doquier... como siempre, es específico y dirigido, a quienes pidieron ser recortados, pos van, recórtense todo el año porque voy a estar ocupada.

Diferente

Tanta terapia va a acabar conmigo, seguro. Harías todo de nuevo? Igual? En ese momento dije que sí, poniendo por razón que gracias a ese t...