domingo, 29 de diciembre de 2019

Manipulador? Controlador?

Feminazi
         Pañuelo verde
                  Machorra

Esos son los nuevos insultos que se acostumbran contra las mujeres que, teniendo dos dedos de frente, se forman una opinión de algún varón, y osan decirla en voz alta.

Que no muestres que puedes o sabes, para que él no se sienta menos y no te deje.

Que permitas que te toquen donde y cuando no quieres, de lo contrario pierdes el empleo y tus ingresos.

Que dependas en que él te lleve, vaya por ti, te permita salir con tus amigos, educar a tus hijos, cuidar a tus padres.

Las formas de maltrato no son siempre con golpes e insultos. También está el controlador, el que te menosprecia, el que no te deja trabajar para que dependas económicamente de él, el que no te deja manejar para que no puedas irte.

Y si, casi siempre se hacen los simpáticos y cubren sus actos controladorea con palabras de protección.

Para ellos, si!! Si soy feminazi, pañuelo verde y machorra. Porque si me hubiera esperado a que me mantuvieran, a que me dieran la pensión de mis hijos, a que me lleven y me traigan, yo seguiría en un agujero negro, y mis hijos también


Besos a quienes entienden que la vida se trata de hacer equipo.
Nada a los machitos.

domingo, 8 de diciembre de 2019

Muerte... Muerte?

Se dice que los mexicanos nos codeamos con la muerte, que la vemos como la cosa más normal, natural, cotidiana.
Con tanta facilidad decimos un "ojalá que te mueras", que parece que sí lo deseamos! Aunado a ésto, en la ciudad en donde vivo no reina la cordura, sino el frenesí de las masas.
Desde hace un par de años, hubo un hombre dedicando con entusiasmo sus horas a desprestigiar a otros, iba por la vida diciendo mentiras sobre los demás, y toda la comunidad dijimos en voz alta en algún momento un "pero por qué no se muere!?!" y pasó. Jorge se murió y todas sus mentiras con él. Ahora viene un tiempo de "pobrecito", de "uy que pena", de rosarios rezados y arrepentimientos por los deseos de muerte.
Lo cierto es que nadie sale vivo de ésta, todos tarde o temprano moriremos de alguna u otra forma, el truco es disfrutar el camino sin herir a nadie durante el paso para que nadie desee tu muerte, y nadie se arrepienta después cuando la inevitable muerte te alcance. Aunque el arrepentimiento de otros no sea tu asunto.

Y murió Jorge, con sus calcetines en huarache, con sus mentiras, con su mal aliento, con su loción insoportable. Dejando a su madre y a su hijo sin él. Que vaya a donde tenga que ir, mientras aquí seguimos buscando algo bueno que decir de él.




Besos a los vivos.
Nada para el resto.

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...