Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Los chachos

Ni modo, en ésta vida cada quien tiene su chamba, y cada uno se renta para lo que quiere (o le alcanza).Viéndolo a varios días de distancia, si, que gacho estuvo, para las dos partes... Ahí tienen que una residente, de esas que se han quemado las pestañas durante años fue rebasada por los camilleros, y además a la pobre me la pendejee hasta que me cansé :S Cierto, ella tenía la razón, la que debe de diagnosticar es el médico residente, o el jefe de residentes. Aunque cierto, cuando llevas un turno de 72 horas encima ya no das una, ni modo, para eso te rentaste no? para que te quemen en turnos de pinchemil horas y no se te olviden las cosas, que le falló gacho, pos si... les falló a la residente y al jefe de residentes, por eso ha de ser visco. Por otro lado, las trabajadoras sociales, los camilleros, las enfermeras, que solo tienen turnos de 8 horas, con sus respectivas horas libres para salir a comprar algo de comer, con tiempo de sobra para leerse todos los protocolos (propios y ajenos…

Días de meditación

Para muchos no hay como los días en que te quedas sin hacer nada como forma obligada, para mi la verdad son como pesadilla :SEso de quedarte sentado-recostado frente a la pared blanca con solo un reloj en la pared, y un poster con el logo del hospital, decidiendo si la inclinación de tu cama es más cómoda 10 graditos más o menos... como que no es lo mío, y eso del control mental a la de "que mi ventrículo derecho trabaje más quedito" no.... no se me ha dado con la eficacia esperada (aún, dejen que practique...) el caso es que los días que hay que esperar dentro de un hospital son gachos, como sea que sea, si, lo admito, ahí no se pasa tanto frío (hasta que te dan la cuenta), ni se pasa hambre (hasta que te llega el vaporsito de la vaporera de los tamales que venden a las 6:00 a.m. abajito de tu ventana), y mucho menos se te pasa la hora de tu medicina, sin contar que pasan y pasan y pasan médicos y residentes de ya-perdí-cuáles-son-las-especialidades a revisarte hasta los l…