Epitafio

El pasado 03 de Agosto Ale murió.

Invirtió sus últimos 2 años de su vida trabajando 12 horas diarias, conduciendo otras 3 diarias, pasando las noches y fines de semana pegada al teléfono para tomar las llamadas y recados de su jefe. Su adorado jefe siempre la tomó en cuenta para crecimiento, cualquier oportunidad de aprender algo nuevo se la brindaba a ella. Ese jefe rea realmente el tipaso que todo empleado desea tener al menos 5 días en la vida. La empresa a la que le dedicó hasta sus días de incapacidad médica y vacaciones al adoraban y han sido los que más le han llorado, ya que su familia dejó de verla. Nunca se dió cuenta que su hija dejó de ser talla 8 hasta llegar a la 12, que ahora las Barbies ya no existen y lo de hoy son las Monster Hi. Se perdió del cambio de prometido en matrimonio de una de sus primas, aún cuando la invitaron a las dos bodas, a las que por supuesto, no pudo asistir por estar al lado de su jefe.
Hoy recordamos a Ale, y la pensamos. Pasó a mejor vida...

Por que sí... a pesar de lo que piensan en la fábrica de motos armadas (en algunas ocasiones) con taquetes en vez de tornillos, hay una vida después de ellos. Porque una persona normal, por increíble que les parezca, no se dedica a atender los berrinches de un bebé de 34 años, ni a aguantar los malos humores del de junto, en otras empresas las computadoras funcionan, los teléfonos comunican, los directorios no son confidenciales, y las iniciales pertenecen a nombres completos. Por si fuera poco, en el mundo normal, se puede exigir de forma legal los derechos de la ley federal del trabajo sin tener que ser el tapete lamebotas del director de asuntos jurídicos del grupo.
Es un alivio haber terminado la vida de Ale ahí (con todo y la incertidumbre que eso acarree), y además, saberme recibida de vuelta al planeta tierra, donde las personas son personas, los amigos amigos, y los empleos solo eso, empleos y no esclavitudes.
Besos a los que se quedan, van a seguir necesitando toda la suerte del mundo, y rueguen porque en las vegas le haya ido bien al inquilino, sino, tendrán al menos dos semanas de rabietas sin parar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tienez toda larazon, vamos a rezar por ALe, pero vamos a rezar más por que esta nuevaq etapa de su vida la disfrute y encuentre la paz y tranquilidad que perdio durante dos años. Te voy a extrañar, por que para mi, no solo partio una compañera de oficina o de comida, se fue mi amiga, mi confidente, mi master... Mucha suerte
Amalthea ha dicho que…
Worale!! Fírmale porfa!! De quién soy master??
Yo sigo por aquí, calmex señora, calmex... que si no tienes mi correo debes saber en la oficina a quién pedírselo.
Besos a ti solo por alimentar mi ego ;)
Jinete_Enmascarado ha dicho que…
yo pense q si se habia muerto de verdad osease bien enterrada
Anónimo ha dicho que…
:( MAE
Alejandra M. Fimbres ha dicho que…
Que la nueva vida de Ale sea libre de jefes llorones y oficinas inútiles.

Hay trabajos de los que uno tiene que salir corriendo aún cuando volvamos a preguntarnos de que vamos a vivir. Mejor vivir libres y algo pobres que ricos y amarrados.

Ok… me proyecté. Pero de verdad espero que Ale ahora este en un lugar mejor.

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión