lunes, 6 de octubre de 2008

Una noche

Una noche me llevaron a ver unos gatos... si, un montón de gatos en un teatro, CATS, pero eso se los cuento luego, la cosa es que era yo apenas una infante ilusa... sin embargo, esa noche escuché en vivo a dos de las voces que se han convertido en esos timbres que no solo vibran en el oído, sino en el alma, canten lo que canten... María del Sol, y Susana Zavaleta.






Y la noche del viernes, un adorado me llevó a ver a Susana, que vieja... no de años, sino de QUE VIEJA!!! y yo que pensaba que mis huevos eran muchos y bien puestos, pero me quedo cortitita... canta lo que quiere cuando quiere como quiere, dice lo que quiere como quiere cuando quiere, y además conoce las verdades básicas de vida! esas que suceden quieras o no quieras... aunque para explicarlas, solo ella.


MIL gracias por haberme llevado encanto, fué una noche increíble.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fue un verdadero placer, pero no el placer que se dice como cliche, en verdad fua algo fantastico: el café, la noche, la cantante, la cantada, las enchiladas y los molletes, pero sobre todo, sobre todo la increible compañia, gracias por hacer de esa noche una noche increible.

FER

aNdAiRa dijo...

Ahhhh orale que envidia, pero de la buena, eso de escuchar a la Zavaleta enchinar el cuero... que bien... que gusto...

Eva dijo...

pero vendra un desastre natural!!!!! que bueno que se hayan divertido aunque yo me tenga que conformar con el youtube :S pero en fin, de menos deberian de regalarme un disquito no??? jajaja

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...