miércoles, 6 de julio de 2011

Crónica de una muerte anunciada

Nono, no vamos a hablar de la novela de García Márquez... que si no la han leído, a ver a qué hora?!?!?

Hablaremos de la muerte del Guajolote.
Desde hace unos... 12 meses? 18?? No sé, pero mucho tiempo le vienen diciendo "te voy a correr", "eres re wey", "a pesar de que seas tu el que le enseñas a tu jefe no sabes nada", " no vales ni lo que pesas" en fin, cosas así bien motivantes.
Éste pobre e inútil Guajolote se nos va, como se debe, porque quiere él y no sus motivantes, porque siempre si vale lo que pesa en oro, a la vista oro Negro, que no vale menos que el doradito.

Felicidades al Guajolote, oro Negro, que gana el puesto, el sueldo, el tiempo, la distancia, la cercanía con las hamburguesas, y los nuevos de los que aún no podemos hablar pero que seguro no tienen los virus propios de los locales.

Envidiándote todos los que nos quedamos, besos desde éste humilde pensadero, donde no ha sido ésta tu primera presencia y espero no sea la última tampoco. Excelente viaje y prometedor futuro.

2 comentarios:

Implicada dijo...

Le diremos al Guajolote invite las hamburguesas, que le quedan cerca y le alncanza la lana =)

Suerte a él, y ojalá no lo extrañes mucho

Amalthea dijo...

Nono, nada de extrañar a nadie, en cuanto me falte lo tagueo, lo "feisbukeo", le llamo, lo etiqueto, y si ando cerca, le invito una hamburguesa!!
Ay Negro, ya nos haces falta...

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...