miércoles, 26 de enero de 2011

La última y nos vamos?

A H la adoptamos en un ejercicio de salvamento durante un naufragio empresarial. Yo que soy bien racista (bueno, no, pero si, osea... no discrimino, pero no me gusta cómo huelen) rogué al chato que no me la dejara cerca. Me hizo caso? NO! Ok, ni hablar, me la chuté meses con su caminadito de brinquito, sus blusas transparentes, sus minifaldas y su pulcerita en el tobillo. Fue y vino del extrangero acompañando al mundo, hizo que su jefe le llevara su compu a su casa porque se le olvidó una noche, salía a la hora del recreo por su café, lo tomaba fuera, y regresaba a medio día para revisar su correo antes de salir a comer con su jefe, regresando revisaba la cartelera y -algunas veces- se tomaba la tarde para ir al cine, siempre regresando para revisar su correo de nuevo, reir a carcajada abierta, cotorrear con el Chato, cerrar su compu e irse a su hora.
Luego de ser defendida hasta con los dientes por su jefito, la perdimos, y a pesar de lo que muchos piensan, no la corrieron, en ella no importaba que tomara los días, que insultara a gritos a su jefe, que tomara horas para el chacoteo, no, esa no es causa de despido, se nos fue porque ella quiso, y hasta que ella quiso.
Nos dejó una florecita de movimiento perpetuo que me trajo de china (o de afuera del metro hidalgo), una ola de olor amarillo en la esquina derecha del pasillo, un jefe deprimido que incluso tomó días de vacaciones a su salida, y un video donde se aprecia claramente que su vestido de leopardo combina perfecto con sus zapatos y su tanga.

Dios la bendiga, a ella y a su estela de recuerdos, que sé que aunque lo nieguen, varios en el piso pueden recordarla mucho mejor de lo que se podía ver de lejos.

2 comentarios:

Afasia Anómica. dijo...

Nunca falta una de esas en ningún lado y no es que sea uno racista la que pasa es que somos selectivos...

Vestido de leopardo??? te cae???

Amalthea dijo...

Vestidito corto, tacón altote y chones, todo en conjunto eh!! Saludos!!

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...