No debo no debo no debo

Cuando uno está enamorado la más insignificante señal te ilumina el alma, te cambia la vida, la idea, los planes, el todo...


Como decía mi abuelito, dos zapes cada mañana con un ladrillito abajito de la nuca para acomodar ideas y recordar por qué estoy donde estoy.


Besos solo a mi porque estoy en un momento de flaquezas!!!
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión