Hijos de la... pena ajena

Ayer el hijo de una amiga se accidentó en la calle de la taquería ésta donde hay un carruselito afuera, una que llega derechito a wal mart, ya saben cuál? Bueno, pues en esa, andaba en la bici y sopas que se vuela el tope y rompiose una mano, al ver el accidente el taquero salió a levantar al chamaco, organizar al grupo de bicicletos para subirlos a la banqueta y llamar a la mamá del accidentado diciendo algo así como:


-Señora, su hijo se accidentó y le pido permiso para llamar una ambulancia "de las buenas" que no sea de ésta que me tienen estacionada aquí desde hace como un año, porque el que la maneja esta más pandroso que nada y se huele a perro hasta acá.


Claro que la mamá corrió al sitio antes de que el taquero terminara la perolata que nos vino a contar hoy botada de la risa mientras otra señora le contestaba que si, que en efecto la peste a perrillo del fulano manejador de la ambula es evidente. Y yo con mi cara de "chin que pena"...


Besos a los que se bañan y no dejan estelas de olores... ni modo...
Y besos al chamaco roto que ya esta enyesado y recuperándose.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión