Mío.

Hace algunas horas, me reclamaron mi falta de letras dirigidas a mi hijo varón.
Y si, ese reclamo tiene toda la razón de ser. Desde afuera parecería que no le dedico el 50% de mi, que le debería corresponder por derecho de nacimiento.  No me malentiendan, no es así.
Ese ser que me fue regalado, es para mi el símbolo mismo de Otra Oportunidad. Es la forma que ha tenido Dios de mandarme besos y abrazos diarios, de permitirme ser testigo de un milagro vivo, y que además me deja ser responsable de continuarlo y hacer de él la mejor versión de sí mismo.

Sin embargo, en un acto pleno y franco de envidia de mi parte, no lo comparto en público, sus fotos, sus logros, su vida misma, me la reservo para el círculo cerrado (que parecería pequeño, pero no) que conforma mi familia.

Y el día que les interese, podrán preguntar por él, y SOLO YO decidiré si son dignos o no de la información que MI milagro genere.




Besos para Bolito, MI milagro.
Nada para el resto.

Comentarios

sapis ha dicho que…
que linda foto :)=

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa