Sin reserva

Una de las ventajas de no decir mentiras es que mis cosas se las puedo contar a quien sea sin angustiarme por las versiones -que claro, no falta la lonjas que fantasea con mis vidas alternas de las que me entero varios años más tarde-, ni de quién se entere o no.

Aunque claro, que tampoco publico de qué color me compro los chones ni si me salen ronchas por aguantar a las viejitas con paraguas, eso a nadie le importa. Y tampoco le comparto nada a quienes según muy la familia, según muy amigos, pero todo es un top secret de su vida como si fueran estrellas de hollywood!! Ni que fueran tan importantes!! Y claro, midiendo que no me cuentan nada, pues se entiende que tampoco quieren enterarse de nada, no?

Pues yo lo entiendo así, y el que quiera azul celeste que le cueste y que pregunte, el que no, aunque comparta el apellido, que se quede con sus top secrets y solo nos veremos en las bodas, como los otros 250 humanos de la crottada, y sanseacabo no?

Besitos a quienes gustan de estar cerca.
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

Ajuma juma nuca nuca apa uapa