Domingo de Ramos

La he pasado de maravilla...

El regreso al mundo de catequesis, ahora del otro lado, siendo mamá del aprendiz, en vez de ser del lado instructor, sabiendo de antemano los objetivos, es divertidísimo...

Muy temprano (ni tanto) en el parque todos vestidos de blanquito, con el recién cambiado horario de verano, viendo llegar corriendo a las viejitas que pensaban se les había hecho tarde, montones de palmitas tejidas y no tejidas, con quién sabe qué tantas hierbas amarradas, supongo que para que huela rico el ramito durante todo el año, o tal vez la mezcla de tradiciones, no lo sé... pero todos envaritados. Claro que hago trampa, como siempre... mientras la semana anterior La Princesa me pregunta si se pone tal o cual ropa yo le voy adelantando la clase para que, sin saberlo, siempre tenga la ventaja del que sabe desde antes (como yo siempre la tuve, y siempre sentí lindo... por qué no?), ya empezada la ceremonia, no falta el baboso que se para frente a los niños y no los deja ver, entonces es cuando veo el fruto de mi clase previa, los compañeros se acercan a La Princesa preguntando qué diantres esta haciendo el Sacerdote ahí enfrente, en medio del parque con tanta palma, Princesa, con calma explica y cuenta lo que tampoco alcanza a ver, pero que ilustramos muy claro días antes. Empieza a avanzar la procesión y veo mamás locas por todas partes, tratando de darle la mano a los chamacos "encerrados" en una cuerdita como hacíamos en el kinder para que no se pierda ninguno. Mientras yo, en un ejercicio de confianza (pero habiendo asegurado que Princesa trae su cel en el bolsillo por si cualquier cosa le pasa) camino de lejitos, viendo a todos amontonarse para ver, saludo a los niños del coro (niños... jajajaja), y canto lo de siempre para éstas fechas con arreglos nuevos, los niños nuevos me miran con cara de "ah miralaaaa se sabe la rolaaaa y los arreglos tambiéeeen!!". Me adelanto media cuadra para evitar que aplasten a Bolito, que mientras yo cante va tranquilísimo hecho bola dentro de mi rebozo, cada que los veo avanzar, yo avanzo otro poquito, hasta que mejor me fui a sentar dentro del templo... total, tienen que llegar... La verdad me sentí como reina de la primavera: saludo a la derecha, saludo a la izquierda, algunas viejitas saben mi nombre, yo me sé el de otras tantas, y como siempre en la Asunción, me siento en mi casa, esas bancas que se pueden arrastrar para jugar fut en las noches son MIAS, ese piso cochino de mármol gris es MIO, esas mesitas que se calzan con media hoja del misal doblado en tres son MIAS, y como en años atrás, supongo que la seguridad de pisar suelo conocido se mira a la distancia y gente que en mi vida había visto me pregunta cosas que ya no son mi tema
-cree que me pueda sentar en la banca del centro?
-si Señora (con ganas de decirle algo como: solo si sus hemorroides la dejan -jajaja-)
-los listones son para todos?
-no Señor, son para los niños de Catequesis, siéntese más atrasito porfa (me falto un "viejo pederasta" pero me pareció exageración)
Claro que elegí una banca donde sabía que podría vigilar a Princesa sin que se sintiera observada, cerca del coro para poder gritar cuanto se me diera la gana, escondida de las viejitas encimosas, y donde Bolito tuviera ruta de escape rápida para la hora de la comida (como esperado le dió hambre antes de la homilía así que salimos discretamente para no distraer al sacerdote.
Canté todo lo que quise, les soplé las letras de las canciones a los nuevos, expliqué partes de la misa a los herejes, y al final les aplaudí a todos.

- por qué no regresas al coro mamá?
- ya estoy vieja para esas cosas no crees?
- no, mira, ahí esta B, y es más vieja que tu.
- (con mi sonrisota) yo me conformo con saberme mejor las letras que ella, y eso que ella es la directora del coro
- si nos invitan regresas?
- claro
- ya verás lo que voy a hacer...

... salió a mi la condenada Princesa!!


Besos a... a mi, por cantar bien chido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

Ajuma juma nuca nuca apa uapa