domingo, 18 de abril de 2010

Por eso no soy hombre.

Así me dijo mi amigo D.


Auch!! me dije a mimisma... pero si de muchos hombres que me rodean, éste entre todos es el que me parece más hombre que la mayoría, por no decir que de todos. No se ofendan los demás, pero para justificar mi impresión tendría que darles detalles que solo son entre D y yo. Y no, puercos cochambrosos, ninguno de esos detalles es sexoso. En fin... a lo que iba...

Al ver mi expresión de "noma... tu no eres jotis" me contó que su papá siempre le decía: "No seas hombre, se un caballero."

Eso me lo contó hace ya un par de semanas, y le he dado tantas vueltas que no saben.

Si J hubiera sido menos hombre y más caballero, no hubiera faltado al respeto a la familia de A.
Si Ax hubiera sido menos hombre y más caballero, conservaría aún algunos amigos de los de siempre.
Si G hubiera sido menos hombre y más caballero, no tendría 4 hijos en vez de los solo 2 que tiene con su aún esposa.
Si ... bueno, la lista es larga... y me pregunté, qué hace menos hombre y más caballero a un varón? pensé primero que su pareja, porque los hombres hacen tanta cabronada como sus parejas les dejemos, pero no, porque hay "no hombres" como D, que no importa si su pareja lo deja hacer o no, él no hace cabronadas y PUNTO!! así que solo me quedé con una respuesta satisfactoria: SUS MADRES.

Siempre me ha sonado muy muy vulgar, pero la frase embona bien lindo: "La educación se mama." Si en tu casa no te enseñaron a ser un CABALLERO, ni aunque te leas todos los libros, ni aunque hagas posgrados, ni aunque te hagan berrinches tus hijos, ni aunque hagas berrinches tu!, ni aunque le jures a la Virgencita de Guadalupe, ni aunque pierdas una pierna... si tu madre no te enseñó cómo hacer las cosas bien, serás un hombre el resto de tu vida, a pesar hasta de ti mismo.

Ahí es donde si que duele, porque entonces estarás seguro de no ser lo suficiente para la mujer que decida acompañarte. Pero no hay de qué preocuparse, porque si solo eres un hombre, no te darás cuenta nunca del cachote que te falta para ser un Caballero.

Por otro lado, la tarea de dejar de hacer hombres y producir caballeros cae en las madres y los padres. Que éste es otro tema al que también le he dado vueltas y vueltas. Madres he conocido muy dedicadas, como M, otra M, T, oootra M, L... a quienes resulte lo que resulte no se les puede reclamar, porque pese a las limitantes que todas tenemos hacen su mejor esfuerzo diario DIARIO diario, y desde antes de que nazca el crío hacen lo que esté a su alcance para hacer de ése ser lo mejor que se pueda, Padres también he conocido buenos, como Ac, Af, O, quienes incluso sin ser los padres sanguíneos educan y hacen su mejor esfuerzo. Pero también hay de las y los dejados, borrachos, irresponsables, las que se sienten conejos y hacen hijos solo porque se siente glorioso estar embarazada y luego los dejan a la buena de Dios, o los que los tienen y por creerse modern@s son sus amig@s en vez de sus padres... a esos hijos cómo les pides que sean caballeros? o que simplemente entiendan la diferencia?

Aplauso a las buenas madres y padres, y aunque yo me declaro siempre pro-vieja, espero que muchas que conozco se esterilicen y dejen de producir (desde hoy y para lo futuro) malas personas.

Me acabo de acordar de una frase que me dijo un tío: "Ni las perras abandonan a sus críos, esas mujeres que lo hacen no merecen ni el pan que se llevan a la boca."

Así con letras crudas, que empiece la semana, a secas.

Y eso que hoy he andado rete cursi !!! :p

8 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Siempre pensé que sería más sencillo educar niños que niñas y por eso yo quería tener niños. Y los tuve. Pero no es verdad, es tan complicada una cosa como la otra. Y cuando se vive en pareja requiere una inversión de tiempo enorme porque como pareja hay que coeducarse, vivir en igualdad y democracia, porque no se puede educar sin el ejemplo.
Yo tengo dos hombres. Personalmente la palabra caballero no me gusta. Me hace pensar en la caballerosidad y la existencia de ello requiere de mujeres débiles que necesitan que les abran la puerta (y como a mí eso se me hace una perfecta pérdida de tiempo). Prefiero usar la palabra cortesía, que igual puede usarla un hombre que una mujer. Confío que a mis hijos no se les quite lo corteses, aunque, caray, crecen y tienen toda clase de influencias que hace difícil que sean lo que los padres educaron. Estoy en esa etapa con el mayor. Deséanos suerte.

Fernando dijo...

...bueeee... por experiencia propia...puedo decirte que una Gran Madre... no hace HOMBRES correctos, caballerosos, nobles , honrados, sinceros, completos, honestos ... ni nada... yo soy vivo ejemplo que la educacion que mamaste... no siempre la llevaras al pie de la letra, lamentablemente no soy por mucho un caballero, ni el hijo que mi madre soño... pero de que los hay los hay... yo conosco algunos... y en verdad son como paa enamorarce de ellos ... pero son tan pocos los pobres, que aun no se notan tanto...

Amalthea dijo...

Ministry: Suerte, sabiduría y paciencia!! Lo que sea acompañado de amor.

Ferno: yo no creo eso de "aún no se notan tanto" más bien es un "se están extinguiendo frente a nuestras narices".

Fernando dijo...

...decir que se estan extinguiendo, seria pensar que antes existian y hoy en día, la queja jeneralizada es, que los hombres eran malos y hoy apenas se estan nivelando las cosas... entonces ni antes existian los caballeros pues eran todos unos machos... y hoy no podrian extiguirse si acaso.. seguimos siendo losmismo atanes de siempre... lo cual sugun veo, es lo mas cercano a la verdad..

Anónimo dijo...

HOLA!!!ESPERO TE ENCUENTRES SUPER BIEN, SOLO QUIERO DECIRTE QUE EXTRAÑO LEER TÚ BLOG :( NO HE ENCONTRADO NADA NUEVO.CUIDATE MUCHO

SALUDOS

Sara María Chávez dijo...

Coincido con Anónimo: hace mucho que no publicas!!
Saludos!

VICTOR DOMINGUEZ dijo...

TE FELICITO, ESCRIBES MUY SINCERA Y CON GRAN CREATIVIDAD. ES ALGO QUE DEBES HACERLE NOTAR A QUIEN DESEE TRABAJAR CONTIGO

Amalthea dijo...

Gracias por el comentario Víctor, pero qué tiene que ver con lo que acabas de leer??

Espectativa

De lo que tienes a lo que quieres. De lo que puedes a lo que sueñas... Hay tantas formas de defraudarte como segundos en un sueño. Mantene...