Lo solté

Una cosa es llevar años pensándolo y otra decirlo en voz alta.
Hace un par de horas pronuncié las palabras prohibidas, y no saben qué nivel de liberación...

"No quiero en mi casa a un hombre que no lo valga, para qué quiero a alguien que me miente, que me engaña y no sabe respetar ni su casa?"

Ni modines... vales solo números negativos y ya no puedes hacer nada por ninguna vía por estar, y menos si te portas mal...

Besos a los hombres responsables.
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa