Pasión

Nononono... no hablo de cosas de cosas, hablo de "ganitas" para hacer las cosas.
Debe haber formas de hacer sólo las cosas que te apasionan, y no el resto... peeero... no se puede. Así que deberíamos poder ponerle pasión a todo, aún aquello que no te gusta. No porque se quiera, sino porque se debe. No porque este de moda, sino porque es algo bueno, aún cuando pase de moda.

Los modales, por ejemplo, hay a quienes les encanta el manual de Carreño, que lo siguen con más precisión que a la biblia, y otros a los que les importa un cacahuete, y así viven "bien", incomodando a todos los que los rodean: hablan con la boca llena, no saludan, no se despiden, usan cuchara para comer todo (no saben siquiera que hay varias clases de tenedores), se chupan los dedos, se sacan los mocos, hablan de más, hacen de menos... y es incómodo! Argumentan que es pasado de moda, que las tradiciones son ridículas, que lo de hoy es el desapego para ser felices, y tal vez lo sean, en su muy individual existencia, tal vez sean felices. Pero no hay como convivir con un caballero, con una dama, con niños que saludan y agradecen, con hijos que respetan y honran a sus padres. Para mi, ver lo contrario es incómodo, a la vista, al oído, a la presencia, al buen gusto, al corazón y al alma.

Besos a quienes respetan a sus padres (que lo han ganado)
Nada para el resto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

La mesa