Princess Leia

Hoy, Princess Leia cumple 14.
No puedo más que sentirme como pavorreal presumiendo sus plumas, mostrando cada logro por los que ha atravesado tan sorprendente ser.
Esa mujer me ha enseñado más que nadie en el mundo y hoy celebramos el aniversario de su primer bocanada de aire.
Yo no estaba consciente cuando nació, desperté 3 horas después en cuidados intensivos, y tuve que esperar otras 8 mientras convencía a medio mundo de mi supervivencia para que me dejaran soltar mis tuberías para ir a verla. Ahí estaba, en un baño de sol, dentro de su incubadora, perfecta toda ella, cabellos negros rizados, sin querer comer, abriendo sus ojasos marrón. Esa es una de mis mejores memorias en la vida.
Hoy esa misma mujer está al pie de lucha adolescente, midiendo sus propias fuerzas, planeando sus batallas, perdiendo y ganando para aprender esto que se llama vida. Es la misma niña que en su presentación en el templo asistió en uniforme de fútbol de los Pumas en vez de vestiditos de nube, es la misma que argumentó correctamente por qué estaba haciendo bien en tener un novio a los 4, es la misma que prefirió olvidarse de su amiga de 10 años de historia antes de perder sus principios y valores, es la misma que da clases a personas que le doblan la edad, es esos pelos negros necios, es la pestañotas, la de los tacones plateados que canta en el micrófono frente a toda la colonia sin dudar ni desafinar, es la que debora libro tras libro en cuestión de horas, es la que planea ser fotógrafa, o cantante, o pintora, o arquitecta, o lo que se le ocurra la semana entrante, es la misma que desde ya va negociando el financiamiento de la primer, la segunda y la tercer carrera...

Y apenas vamos en los 14.



Besos a ella.
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión