Parece una...

Lo he publicado con anterioridad:

"No solo hay que ser, también hay que parecer."

Y esque la condición humana aún no evoluciona a la no señalización de la facha que llevas. Y no, no es que este en contra de que te pongas un tatuaje, o que uses una playerita sin tirantes en verano, yo misma tengo un papá con su tatuaje divino y los strapless son mis prendas favoritas, pero a donde fueres has lo que vieres.

Si eres un ejecutivo del banco, viste como si fueras un ejecutivo de banco.
Si eres un bombero, viste como bombero.
Si eres un maestro, lo siento, pero tienes que vestir como maestro. Las playeras transparentes no deben ser lo tuyo en el trabajo, déjalas para tu casa, para el fin de semana con tus amigos. Si tu cuerpo es, digamos, flácido, y tus carnes se te bambolean, al menos usa tu talla de blusa (de brasier) o de camisa, qué necesidad tienes de mostrarle a tus alumnos cómo lucirán si dejan de hacer ejercicio? Y si eres la subdirectora, olvida tus escotes y minifaldas, aún cuando creas tener cuerpo de Barbie, tus alumnos adolescentes te respetarán en medida proporcional a la facha con la que te presentes a trabajar, hoy día, reinita, eres eso, una reinita a punto de casquivana, a quien le asignan precio sus alumnos durante el recreo y te esperan a la salida para enseñarle a sus papás lo vulgar que luce tu atuendo de subdirectora.

Y si no lo logran, en serio, con confianza, hay muchas empresas dedicadas a confeccionar uniformes adecuados para trabajar, consúltenlos, bañaditos, dientes limpios, ropita limpia y planchada, zapatos boleados, y después, solo después, pides que te tomen como ejemplo.


Besos a los que planean su atuendo de trabajo.
Nada para el resto.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa