Días rudos

Han tenido alguna época de sobretrabajo?

Entiendo, en serio entiendo que soy obsesiva con el orden, que la que tiene control sobre sus expedientes soy solo yo y que aquí les gustan los bomberazos, los clientes que llevan atrasos, los trámites que la burocracia del gobierno deja olvidados y así, pero a mi no, verdad que no me gusta. Y me enfadan. Y ver que hay que aguantar princesas porque son amigas de, primas de, sobrinas de... me enfada más.

Para colmo, las fachas a mi tampoco me van, y no es que yo no use una mezclilla en mi vida, o que no sepa cómo ir pandrosa por la vida, pero hacer un trabajo que vale lo que sabemos que vale y asistir en mallones cubriendo 80 kg de cadera... no... verdad que no... ya cualquier argumento que pueda darles o explicarles no vale, porque les vale un pepino. Bueno, ya mejor les mandamos a hacer uniformes a la medida, para que tampoco me salgan con que son talla sieteahuevo, y no, tampoco es que las quier a todas flacas, pero si las quiero que cada quien use su talla, y no lo logran tampoco.

Me desesperan.

Y por eso no he venido a dejar palabritas de amor. Están atoradas detrás de las frases de mercado de "güerita", las imágenes de lonjas con mallones, de blusas transparentes con brasieres de encaje y pezones a la vista.



Besos a las Señoras, esas que donde se paren se siente que están, que dejan huella y mejoran las vidas que tocan.
Las demás, me quedan debiendo.

Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

Ajuma juma nuca nuca apa uapa