Ante todo

Cuando un alguien se ufana de tenerlo todo, generalmente es que no tiene nada, cuando alguien se autodenomina fantástico, es que seguro tiene más deficiencias de las que puede autosoportarse, y no, no se debe juzgar a nadie por lo que dice, y menos por lo que dicen otros... pero ¿y qué es lo que dice lo que tiene alrededor? 

Si es tan amiguero, dónde carambitas están sus cientos de amigos? Si es tan gigoló como dice, dónde carambotas están sus miles de gatupernias empiernándolo día y noche? Si es tan más como se autodenomina, dónde queda el tan menos que se mira?

No no no no... a cada quien el peso que su propia vida le asigna, cuidadito por lo que sale de tu boca, porque en ése mismo pozo vas a caer tarde o temprano.


Besos a quienes conociéndose como son, se aman tal cual.
Nada a los egos desbordados.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa