Odiamos lo propio

Ya había escuchado que lo primero que odiamos es lo que vemos reflejado nuestro en otros, y me cae que si.
Hoy entendí, que debo permanecer con la boca cerrada durante la clase y evitar al máximo hacer cualquier comentario porque el resto de la clase no tiene la culpa de mi velocidad mental.

V, sabes que te quiero, pero cómo chingas...

Besos a quienes tienen la capacidad de no externar opiniones.
Nada para mi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión