La vida no es justa

Claro que todos queremos las cosas peladitas y en la boca, ganar el melate y no tener que esforzarnos nuca por nada, pero la vida no es así. Hay que chambearle, y duro.

Hoy agradezco a los arcanos y a todos los ángeles y dioses del olimpo por aquellos años en que me tocó educar para que los ojos que me fueron encargados se dieran cuenta de esos esfuerzos y los valorara siempre, de quien viniera.

Ni modo, le tocó ser juzgado de un solo tajo en vez de en cachitos chiquitos, pero a fin de cuentas él solito se lo buscó al elegir ser "el ausente".


Besitos a quienes se esfuerzan diario.
Nada a los fodongos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

Ajuma juma nuca nuca apa uapa