Nunca falta

Llevo 18 años (ya cumplidos) en éstos menesteres, y parecería que con tanta práctica y experiencia no deberían írseme las fallas, pero no todo esta en mis manos.
El "retiro" para los papás es mi tema más temido en todo el año, porque no es lo mismo hablarle dos horas semanales a los chamacos -sin importar si tienen 4 ó 40- a hablarles a los adultos que los llevaron todo el año pensando que con solo llevarlos se les santifica la casa, que con cumplir con el sacramento de la obligación ellos ya pueden lavarse las manos y salir triunfantes del pendiente, decirles que éste año solo fueron las preliminares, los mata, y en el proceso, me matan a mi.
Siempre llega la mamá que reclama haber sido "juzgada" cuando nadie la conoce siquiera, el papá que nunca se da por aludido aunque todas la piedras que tire sean para él, el que siempre llega media hora tarde y quiere irse media hora antes aunque la clase sea de solo una hora, los que mandan solos ida y regreso a sus hijos y el día que no llegan vienen a reclamarte a ti, la mamá que se queja de no tener tiempo y el papá que no quiere pagar nada... de todo hay, siempre... y ni un año me he salvado de la mamá que llega a misa con microfalda enseñando el calzón y con escotazo con bubi salida. Cada año le saco a ese fin de semana, y cada año salgo queriendo más horas con mi tortura... lo bueno que me cortan y me regresan al horario estipulado.
Ahora solo falta el último paso, que paguen, que se vistan decentes, que lleguen a tiempo, que los compadres lleguen sobrios, que hagan caso a las instrucciones, que llegue la hora de la palomita buena onda, que pase la fiesta, y que me los vuelvan a inscribir, hasta entonces sabré si entendieron que ésto no fue "de un año", sino "de aquí en adelante".

Besos a quienes saben persignarse
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Somos hombres o payasos?

Pasión