No somos iguales

No sé cuál sea la causa... desconozco por qué esta pasando lo que esta pasando...

Quiero pensar que el exceso de información, que vivir en una disque democracia, que el ego de cada uno de nosotros, que algo que no sé qué sea...
Nos hace pensar que somos iguales.
Y no Señoras y Señores, no somos iguales.
Si si, tenemos los mismos derechos y obligaciones y nos carga el payaso igual y el corazón nos late al mismo ritmo, shalala shalala... y aún así no somos iguales!!!

Quienes viven en un reinado lo tienen muuuuy claro, las jerarquías existen, los protocolos existen, los modales, las maneras, los órdenes.

Si en casa quien manda es tu mamá, y ella dice "ven", tu vas. Fin de la discusión.
Si en tu casa el que manda es papá, y él dice "no vas", no vas y te chingas, y aunque berrinches y hagas y digas, no vas y punto.

En una empresa, los mandos tienen una razón, un orden y un protocolo, que aunque parezca equivocado o inconveniente para alguno, los procesos todos tienen un motivo, y cada uno debe ser y estar.
Si te citan con uniforme es porque reinita, reyesito, tus fachas diarias no dan el ancho.
Si te pasan a la sala de juntas y tu eres el mensajero, seguro no te toca sentarte en la cabecera.
Si te citan en la notaría, ese día (al menos ese) te bañas, y si bien no tienes que rentar smoking, te pones tu mejor trapito y lo planchas antes de ir en chanclas, o sin bañar, o con pantalones rotos.
En serio, miren, para que me entiendan, la sociedad es un bonche de personas que necesitan como cada manada en el planeta, tener sus reglas. aquí les dejo la liga del Manual de Carreño para lección 1.
No es de hueva, en serio, léanlo y aunque sea en situaciones extremas, aplíquenlo.


Besos para quienes saben de qué lado de la banqueta deben caminar.
Nada, pero NADA para el resto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa