El vecino incómodo.

Cómo resultaste incómodo!!

Cada cosa que salió de tu ociquito resultó toda una mentira, desde tu profesión hasta tus encantos más recónditos, tu mismo dijiste que tu trabajo era ser encantador, y si, encantador de serpientes, que en cuanto se te cae el teatrito culpaste a cada serpiente disponible.

Ya eres incómodo no solo para mi, sino para todos.  Solo saber tu nombre resulta de mal ayuyo para cualquiera... mal plan... mala copa... sin palabra... mal amigo... mal amante... todo mal mi chavo!!!


Besos para todos, menos para el incómodo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa