Cada cosa en su lugar

Llevamos, honestamente, ventaja.

Mis hermanos y yo somos hijos de docente. Eso nos obligó siempre a saber separar las cosas y mantener el respeto a cada actividad de nuestra mamá.

Lo cierto es que no todos son hijos de una mujer trabajadora, y mucho menos de una respetuosa de los demás, y bajo ese esquema es mi momento y oportunidad de volver a crecer, teniendo paciencia con aquellos que no entienden éstos procesos de la separación de responsabilidades.

Besos a mi madre.
Nada para el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piedrita

Pasión

La mesa